Eventos en Granada para el verano 94. So quieres aportar eventos mandame WhatsApp 616453927 o Mario plazagr@gmail.com más eventos en Http:// agendagranada.blogspot.com.es

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Ni Eventos en Granada para el verano 94. So quieres aportar eventos mandame  WhatsApp 616453927 o Mario
plazagr@gmail.com
más eventos en
Http://
agendagranada.blogspot.com.es

image

Anuncios

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Eventos próximos,  apúntate ya.  Manda los tuyos a WhatsApp
Mario 616453927 o si quiere recibir escribe

Los silencios de sus propias muertes

los silencios de sus propias muertes 2017,fantasma_de_la_muerte-12897

 

Los jóvenes de hoy en día que, persiguiendo una euforia artificial, manipulan distintos tipos de drogas para escapar de la rutina y salir de la realidad -aunque esta última la tienen muy negra por la falta de trabajo-, corren el riesgo de mantenerse, momentáneamente, en el mundo de aquellas, para terminar en la soledad y los silencios de sus propias muertes… Vivimos en un mundo falso en el que tan sólo existe el ‘aquí y ahora’. Y es que la clandestinidad de las drogas fomenta el crecimiento de individuos sin escrúpulos, que se dedican a venderlas y transformarlas. Para prevenir que el/la joven se droguen, ha de fomentarse un buen entendimiento y comunicación  entre padre-madre-hijo.

Hace quizá algunos lustros, y en España, no temíamos problemas con las drogas (exceptuamos el alcohol, que también es una droga). Durante los años setenta se produjo una epidemia mundial del uso de las drogas, concretamente entre jóvenes, que llegó a España con bastante retraso pero con mucha virulencia.

Esta filosofía de ‘las drogas’ estaba  impregnada de distintos postulados: “El trabajo es una explotación del hombre, que tiene que ser propiciado por los gobiernos de los distintos Estados”. “Lo único importante en nuestras vidas es ‘el placer por el placer’ aquí y ahora, y el efecto hacia los demás expresado mediante relaciones sexuales promiscuas y libres, alcanzando un ‘climax’ de placer mediante el  uso y consumo de las drogas: ¡ Viva la libertad sexual libre…!¡ Mi cuerpo me pertenece!¡ Adiós a las armas. Ser promiscuo es ser libre”, terminan manifestando los prosélitos de las drogas.

Los que se inician a las drogas suelen comenzar con el cannabis (hachís, mariguana, ‘chocolate’, etc.). Otro ideario de los que consumen drogas y predican a sus seguidores, se expresan de la siguiente manera: “El alcohol es la droga de los adultos, la nuestra es la ‘hierba’ (mariguana, Cannabis sativa).Los médicos hacen terrorismo intelectual afirmando que la hierba es peligrosa; es mucho más inofensiva que el alcohol y, además, en vez de ponernos violentos da paz, es la droga de la paz, la paz es buena, haz el amor y no la guerra”, etc.

La prensa diaria- de diferentes matices-, viene tratando el tema de las drogas lo mejor que saben y pueden: hay que tener mucho cuidado con lo que se escribe: Dice el refranero español: Lo escrito, escrito queda; las palabras, el viento las lleva (Ver vólant; scripta mánent). Los cerebros de los toxicómanos -enfermos- se convierten en imperfectos relojes, cuyas manecillas se mueven a saltos, haciendo muy difícil su sincronización. Todo está escrito.

Cuántas veces aparece en prensa, radio y televisión (no me olvido de Internet) algún famoso/a, de los de turno, hablando de drogas. Entonan el ‘mea culpa’ en el sentido de…: “Soy tonto, cómo pudo ser, no ocurrirá más-Dios mediante-, pronto me curaré…”. Él/ella anunciarán -a los cuatro vientos- que rápidamente se van a internar en un centro de desintoxicación durante algún tiempo, y ‘santas pascuas’.

Pronto se puede comprobar que la sociedad los ha perdonado, y ellos sacan pingües beneficios económicos. Así es la triste sociedad que nos ha tocado vivir. Todo lo anterior es una especie de paripé, pues, en los países occidentales desarrollados, todos sabemos que los ciudadanos toman drogas: unos más y otros menos, pero la mayoría…nada. En un estudio elaborado por asesores del gobierno laborista de Blair, se ha elaborado una lista de las drogas por su grado de peligrosidad, y en este orden: La heroína, la cocaína, los barbitúricos, el cannabis, el alcohol y hasta una docena de drogas más. El ranking de peligrosidad con un grado de 2,75 en una escala del 1 al 3, está encabezado por la “ heroína”, que provocó en 2004 la muerte a 744 personas en el Reino Unido.

Hoy en día, sin duda, el mundo de las drogas representa una especie de patología social, que se mueve a lo largo de los cinco continentes. Entiende uno que las drogas han existido siempre. El hombre/mujer siempre ha tenido en mente la búsqueda del ‘elixir de la vida’ para prolongar la vida eternamente.

Uno se pregunta el porqué no hay más información respecto a este mundo triste –de marcharse para no volver–, empleando el sistema que mutila, y casi siempre con resultado final de muerte brusca, del suicidio. Y es que realmente, y en la actualidad, están suicidándose los jóvenes: muchos chicos y chicas, más de los que realmente pensamos. Hoy por hoy los jóvenes consumen drogascocaína, anfetaminas, drogas de diseño–, son protagonistas de separaciones matrimoniales (incluyo las uniones de parejas sentimentales de distinto o del mismo sexo), poseen principios religiosos exacerbados e intransigentes que anulan sus propias voluntades… Pero, ¿qué está pasando en nuestra sociedad actual? Entiendo que existe una incomunicación total entre hijos y padres.

Preguntado un menor de 14 años el porqué se hallaba tan inquieto y desconcertado en relación con sus estudios, contesto: “(…) Hay tantas causas… Pero es que, realmente, no entiendo el porqué no puedo cenar con mis padres separados. Concretamente: el día de Nochevieja o el de Navidad”.

En cierto modo la sociedad, la sociedad occidental, solamente encuentra un camino –corto y de fácil acceso– para superar el dolor y el sufrimiento: el químico o mundo de las drogas. Si existe un adicto grave en la familia, ésta se resquebraja, rompiéndose los lazos habituales de concordia, convivencia y respeto entre unos y otros. Se protegen y culpabilizan entre unos y otros. Unos buscan excusas a los comportamientos del drogadicto, otros son proclives a emplear la dureza para con el enfermo. Ninguno de estos comportamientos son buenos. El adicto se cierra en círculos concéntricos, los cuales son muy difíciles de romper para salirse de los mismos. Y es que entonces el adicto –que es un enfermo–, ha de vivir el resto de sus pocos o muchos años de vida que le restan… bajo el mundo de las drogas.

El uso y abuso de los tóxicos ha sido utilizado, y está demostrado, hace miles de años por ciertas religiones, sectas, medicinas y distintos poderes establecidos por las personas, para obtener estados de predisposición hacia los mensajes o teorías que predican los ‘súper-hombres’ o líderes, y así conseguir el mayor número de prosélitos.

El hombre nació libre, es libre y creador –descubridor diría yo–, y no debe someter su voluntad e inteligencia a los estupefacientes –drogas– para que éstas le produzcan fiesta, concentración y descanso, todo de manera artificial. El cuerpo humano tiene en su interior más de 400 productos químicos que son capaces de dar alegría, tristeza, sueño, amor, odio… pero de forma natural. Todo servido por nuestro propio intelecto.

Sí tenemos que dar importancia al consumo de medicamentos en la familia. Sí tenemos que dar importancia al consumo de tabaco en el seno familiar. Sí tenemos que dar importancia al consumo de alcohol en el entorno familiar. Ver para creer. Por tanto, y esto se comprende, es una falacia (por idea falsa) el tratar de crear un distinción entre drogas duras y blandas, legales e ilegales, etc. Idea falsa fomentada entre sectores sociales interesados en que las drogas se propaguen y distribuyan, incluso gratis, aludiendo que el principio de libertad –el más grande que existe entre los seres humanos– está por encima de otros., como es el de la salud. Las drogas siempre matan el alma de las personas y, como consecuencia, sus cuerpos.

Nadie se preocupaba de regular el mundo de las drogas, su siembra y recolección, mientras que ahora el hecho del cultivo de sustancias tóxicas cobra dimensiones de catástrofe planetaria: capitalistas, socialistas, comunistas, cristianos, mahometanos, etc., se unen en una cruzada común por la salud mental y moral de la humanidad. Tenemos que preguntarnos: ciertamente, ¿quién sale beneficiado con la ilegalidad de ciertas sustancias? Con evidencia podemos responder: los toxicómanos -enfermos-, no.

El dinero es el gran ganador y el causante del consumo de drogas. Él es anónimo, uniforme y permanente; creo haber leído que está en funcionamiento hace más de 4.500 años en intercambio mercantiles. Esto es triste, pero es la pura realidad. ¡Poderoso caballero es don dinero!, que reza nuestro refranero español.

Acabamos de hablar de las drogas ilegales. No podemos olvidar ni por un momento que, aunque no lo expresemos tácitamente, nuestros buenos amigos el alcohol y el tabaco son autenticas drogas en nuestro siglo XXI, acabado de empezar. Y es que los cigarrillos que se venden son auténtica basura para nuestros organismos. Dicho sea de paso, que, el 95% de lo que se fuma, sin lugar a dudas, son sustancias nocivas para el cuerpo humano: no solamente a largo plazo, sino a corto. Una vez que la nicotina penetra en nuestros pulmones nunca jamás sale. Y es más: todos tenemos conocimiento de que fumar cigarrillos –su nicotina y otros componentes químicos– son los responsables de la muerte súbita infantil –niños y niñas–, si sus madres consumen cigarrillos durante el embarazo.

La Coruña, 10 de octubre de 2013

©Mariano Cabrero Bárcena es escritor

Torre de Hércules:El faro que alumbra al mundo entero, desde la ciudad de La Coruña(España), y donde nadie es forastero…

 

Hambre de vivir sienten los desahuciados

Vivir a la intemperie es inhumano...

Vivir a la intemperie es inhumano…

Una familia en la calle…es inhumano el consentirlo…

Opinión / La situación económica está disparando los suicidios, así como las drogodependencias
Hambre de vivir sienten los desahuciados, cuando todo falta, y nada más comen los políticos, que pululan por nuestra ‘piel de toro’ llamada España. La tragedia anunciada de seres humanos, cuyas vidas se vuelven intolerables al perder sus casas y sus trabajos y, al final, también sus propias vidas… cuando se arrojan al vacío, perdiendo sus propios raciocinios. Es la muerte que ha llegado y nunca llama dos veces: en estos tiempos está llamando a diestra y siniestra.

Los economistas no saben resolver los problemas económicos; los políticos hacen oídos sordos a las demandas sociales, cuando los desahuciados hacen guardia en el frío pavimento de las calles y en sus aceras. Estos últimos recuerdan sus viviendas habituales, donde malcomían todos los días del Señor -poco pan y poca leche- y donde cualquier incomodidad era llevada como agua caída del cielo.

“Es la muerte que ha llegado y nunca llama dos veces: en estos tiempos está llamando a diestra y siniestra”

Debemos no olvidar aquello de: “(…) toda incomodidad tenía su asiento” (prólogo de ‘El quijote de la Mancha’, de Miguel de Cervantes).Vivían o malvivían (los desahuciados) -con sus recuerdos-, como derecho fundamental reconocido en la Constitución Española de 1978: sus moradas fueron y ya no son refugios de sus muchas soledades… Y seguimos insistiendo: ¡aquí paz y después gloria!, que manifiesta el Gobierno de turno: en nuestro caso particular el PP.

Y es que el drama de los desahuciados, que fueron y son echados a la triste calle, procede de aquella burbuja inmobiliaria propiciada por los bancos y el propio Estado español, que debería haber estado vigilante en la concesión de créditos a muchos españoles. Todos sabíamos que ante un imprevisto pensable -como lo fue el comienzo de la crisis de 2008 y el paro obrero español- los que formularon los préstamos hipotecarios no podrían hacer frente a sus deudas. A finales de 2012 la tasa de paro se situaba en el 26,02%. Mucho paro obrero, diría uno.

El gran problema de los desahuciados se ha desbordado por los cuatro costados: el paro obrero, las pésimas tasaciones de los inmuebles, la ley hipotecaria y una manga ancha desmesurada cuando fueron concedidos los créditos hipotecario (no se explicó a las gentes lo de la ‘dación en pago’ por la que se puede saldar la deuda hipotecaria con cualquier banco mediante la entrega de la vivienda que se ha hipotecado, y que no rige en España en los momentos actuales).

En cualquier caso, malo es reducir la política a un enfrentamiento entre pobres y ricos, suprimiendo esa clase media tan necesaria en todas las naciones, que se precien de ser democracias: es como extender una mano a la esperanza hecha vida, insisto, que nos prometen las democracias liberales: éstas últimas han de ser superiores a las monarquías, las aristocracias, las teocracias, los totalitarismos comunistas (hoy casi muertos) o a cualquier ideologías de las que pululan por esos mundos de Dios.

“El gran problema de los desahuciados se ha desbordado por los cuatro costados: el paro obrero, las pésimas tasaciones de los inmuebles, la ley hipotecaria…”

“(…) Os doy este signo: cada pueblo habla su lengua del bien y del mal, que el vecino no comprende. Ha inventado su propio lenguaje de costumbres y derechos. Pero el Estado dice mentiras en todas las lenguas del bien y del mal; y en cualquier cosa que os diga, miente, y cuanto posee, lo ha robado”, Nietzsche, Así habló Zaratrusta.

Las gentes desahuciadas hoy en día, persiguiendo apartarse de la cruda realidad en la que viven ellos y sus familias, pueden llegar a manipulan distintos tipos de drogas para escapar de la rutina y salir del mundo real. Saben que éste lo tienen muy negro, y la falta de trabajo está al orden del día. Posiblemente se asienten en la soledad y el silencio de sus propias muertes… Los cerebros de los toxicómanos -enfermos- se convierten en imperfectos relojes, cuyas manecillas se mueven a saltos, haciendo muy difícil su sincronización. Todo está escrito.

Hoy en día, sin duda, el mundo de las drogas representa una especie de patología social que se mueve a lo largo de los cinco continentes. Entiende uno que las drogas han existido siempre. El hombre/mujer siempre ha tenido en mente la búsqueda del ‘elixir de la vida’ para prolongar la vida eternamente.

Uno se pregunta el porqué no hay más información respecto a este mundo triste –de marcharse para no volver–, empleando el sistema mutilativo, y casi siempre con resultado final de muerte brusca, del suicidio. Y es que realmente, y en la actualidad, están suicidándose los jóvenes y los desahuciados: se consumen drogas –cocaína, anfetaminas, drogas de diseño–, las cuales contribuyen a facilitar las separaciones matrimoniales (incluyo las uniones de parejas sentimentales de distinto o del mismo sexo), y muchos de ellos están en posesión de principios religiosos exacerbados e intransigentes, que anulan sus propias voluntades. Pero, ¿qué está pasando en nuestra sociedad actual? Entiendo que existe una incomunicación total entre hijos y padres.

Preguntado un menor de 14 años el porqué se hallaba tan inquieto y desconcertado en relación con sus estudios, contesto: “(…) Hay tantas causas… Pero es que, realmente, no entiendo el porqué no puedo cenar con mis padres separados. Concretamente: el día de Nochevieja o el de Navidad”.

“Los servicios sociales de ayuntamientos y comunidades autónomas deberían habilitar soluciones alternativas para evitar los desahucios y, en algún caso, los suicidios consumados”

Sin embargo, podría ser posible que, antes que cualquier juez español dicte sentencia de desahucio contra cualquier unidad familiar que habite en un domicilio, solicite los servicios sociales de ayuntamientos y comunidades autónomas, dado que estos últimos podrían siempre habilitar soluciones alternativas para evitar los desahucios y, en algún caso, los suicidios consumados… cuando se arrojan al vacío, perdiendo sus propios raciocinios y vidas.

El hombre nació libre, es libre y creador –descubridor diría yo–, y no debe someter su voluntad e inteligencia a los estupefacientes –drogas– para que éstos le produzcan fiesta, concentración y descanso, todo de manera artificial. El cuerpo humano tiene en su interior más de 400 productos químicos que son capaces de dar alegría, tristeza, sueño, amor, odio… pero de forma natural. Todo servido por nuestro propio intelecto.

La Coruña, 22 de marzo de 2013

Mariano Cabrero Bárcena es escritor

Convivir unos con otros nos conviene

Ser personas amables y tolerantes

Ser personas amables y tolererantes

OPINIÓN / Puede ocurrirnos a cualquiera, y así lo hago saber, que es muy fácil el convertirnos en actores de cualquier página de sucesos(…)

Convivir unos con otros, evidentemente, nos conviene. Aunque un grupo, más bien reducido de personas, está formado por mujeres y hombres envidiosos, vengativos, psicópatas, violadores, asesinos… Bueno sería recordar: la inmensa mayoría de personas son compasivas y tolerantes. Prueba de los que digo es que estamos perdurando hasta el día de hoy, sacrificándonos los unos por los otros.

La violencia que se emplea para matar va unida inexorablemente al poder, al ejercicio del poder que no acata normas ni leyes

Tocante a la violencia debo decir lo siguiente: “(…) que los seres humanos heredamos rasgos genéticos, que han de condicionar el resto de nuestras vidas, pero después estamos condicionados por la cultura y la acción de las fuerzas sociales. En fin, el hábito que crea el miedo -en nuestros cerebros- nos hace proclives a contraer una enfermedad muy frecuente en nuestros días: la tan traída y llevada depresión, que es una enfermedad bastante generalizada”.

Todo esto bajo mi humilde opinión. Puede ocurrirnos a cualquiera, y así lo hago saber, que es muy fácil el convertirnos en actores de cualquier página de sucesos: si hacemos autostop en cualquier carretera inadecuada, si hacemos deporte al aire libre en lugares no cerrados, si circulamos tranquilamente con nuestro vehículo de motor y viene otro y nos lanza con violencia -cuando conduce bebido con cuatro copas de más-, si nos encontramos tranquilamente en nuestros domicilios y varios desalmados violentan nuestras puertas y nuestros cuerpos, etc., etc.

Entonces, inevitablemente nos estamos convirtiendo en víctimas propiciatorias de la propia violencia, que siempre engendra violencia. No obstante, todo lo reseñado con anterioridad viene perturbando el panorama mundial en relación con la violencia, el horror y, en gran medida, con la incertidumbre política y económica que estamos atravesando todos los habitantes del globo terráqueo, que no parece tener visos de resolverse en un futuro próximo y remoto de la economía de mercado. Somos animales racionales condicionados por tres fuentes principales del ser humano: violencia, conocimiento (inteligencia) y dinero. Triste es reconocer que la violencia que se emplea para matar va unida inexorablemente al poder, al ejercicio del poder que no acata normas ni leyes… Solamente ésta (la violencia) será ejecutada para castigar, hacer daño, matar. Resumiendo: es el miedo a la muerte que todos llevamos dentro de nuestro ser. Y es que el miedo es libre.

Los tiempos han cambiado a escala mundial: la droga, la sociedad de consumo, el paro, la pérdida de valores… han creado la sociedad actual

Y es que los tiempos han cambiado sobremanera a escala mundial. Tenemos que pensar que la droga, la sociedad de consumo, las costumbres que invaden muchas veces nuestro derecho a la intimidad, el paro gigantesco que amenaza con la muerte por inanición de tantos y tantos seres humanos, la falta de educación en todos nosotros (y aquí es humano que me incluya y entone mi ‘mea culpa’ correspondiente), la pérdida de valores éticos elementales -igualdad, tolerancia, solidaridad, paz, respeto; sin olvidarnos nunca de la amistad, creatividad, placer, ternura y profesionalidad-, y el sentido común, que es el menos común de los sentidos… han creado la sociedad actual.

Cualquier psicópata de turno, que no tenga nada que perder, se convierte en protagonista de cualquier suceso espeluznante: coge un rifle, que obra en su poder, y dispara repetidas veces contra unos pobres chicos, que cursan estudios primarios o secundarios en cualquier centro educativo ubicado este mundo de Dios causándoles la muerte pronta. Si se le pregunta al susodicho psicópata el porqué de su conducta, con respecto a los hechos acaecidos, responderá: “He cometido el hecho delictivo… por rutina”. “Porque mañana no desayunaría, no me lavaría las manos, no me levantaría de la cama, no leería los periódicos…”, terminará expresando. De aquí las tragedias humanas en el mundo, que suceden -cierto es- pero que muchas veces no tienen fácil explicación.

He tratado no mentir, aunque uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer -parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto… Y quien diga lo contrario está mintiendo como un cosaco, con permiso de los cosacos-. Pero qué gran grandeza de corazón tienen las personas que aman a las mujeres, y qué sentimientos más humanos poseen los que logran salvar la vida de cualquier ser humano: no soy partidario de la pena de muerte, y mis ojos miran a las mujeres llorando lágrimas de invierno, que son más emotivas que las lágrimas de verano.

Todos estos temores que nos amenazan al mismo tiempo, nos conducen inevitablemente al gran miedo que todos llevamos dentro: nuestro miedo a la muerte

“¡Hoy tengo un mal día! ¡Todo lo veo negro! ¡Me duele el corazón!”, solemos decir, como si dicha víscera muscular fuera capaz de detectar dolores. Dentro de estas afirmaciones y otras similares llevamos inserto un mundo de miedos -fobias, muchas veces-: miedo al amor, al infarto de miocardio, al cáncer, al Sida (síndrome de inmuno-deficiencia adquirida), miedo a perder la cabeza, miedo al sufrimiento, miedo al dolor, miedo a la violencia: tantos miedos juntos crean barreras, barreras en nuestro intelecto. Todos estos temores que nos amenazan -en los prolegómenos del siglo XXI- al mismo tiempo, nos conducen inevitablemente al gran miedo que todos llevamos dentro: nuestro miedo a la muerte.

Globos, globos de ilusión, muchos globos de ilusión -llenos de sentimientos e ideas de paz- harían falta para que, mediante un suave aterrizaje, se depositasen sobre los cerebros de nosotros los humanos tan llenos de odio y venganza, y que desterrase para siempre esa bestia negra que todos llevamos dentro: el placer de matar por matar. El hombre es el único animal racional sobre la tierra que experimenta y pone en práctica este último. Porque todas las personas han sentido miedo alguna vez en su vida. Y dado que aquellas son distintas según sus culturas, éste es intercambiable en el ámbito mundial. Podemos hablar del miedo español, del miedo americano, del miedo ruso, etc. Y ahora vuelvo a aludir a lo de las diferentes culturas, que definen a un país con respecto a otro. Por lo que es conveniente venir en conocimiento de que cada persona posee su miedo, que es personal e intransferible.

La Coruña (España), 16 de marzo de 2013

Copyright Mariano Cabrero Bárcena es escritor

 

Red de Escritores Independientes de Durango A.C.

La Red de Escritores Independientes de Durango y el IMAC

Le hacen una atenta invitación al curso sobre “Madame Bovary” con Alejandro Merlín, el cua se llevara a cabo en 8 Sesiones los dias Jueves y Sábados de 18:00 a 20:00 hrs., iniciando el día 16 de de Julio a las 18:00 hrs., en el Museo Ángel Zarraga.

Ver la entrada original

La Constitución española nunca nos convertirá en rivales

??????????????????????

“La Constitución española nunca nos convertirá en rivales, porque primero es España, como nación, y después son nuestros partidos políticos a lo que representamos: PP y PSOE”.

Si poseyesen una destreza demostrada en el arte de la política, Rajoy y Rubalcaba, de inmediato, hubieran proclamado a los cuatro vientos: (…) “La Constitución española nunca nos convertirá en rivales, porque primero es España, como nación, y después son nuestros partidos políticos a lo que representamos: PP y PSOE”.

Los españoles estamos ya curados de espanto, existiendo actualmente un malestar y una desconfianza en…todos los políticos españoles: Los que nos gobiernan, y los que nos gobernaron con anterioridad, y alguno otro más. Es imposible concebir en mente humana que…pasados ya treinta y ocho años…

Mariano Rajoy no ha mencionada en absoluto a Luis Bárcenas, y no sé el porqué. No obstante, el bueno de Rajoy salió del ‘debate de la nación’ más fortalecido de lo que entró. El presidente del Estado español, señor Rajoy, es un profesional de la política, pero que no le hablen de pactar con el partido de la oposición: el PSOE. A los medios de comunicación…casi nunca los convoca-perdiendo los nervios ante ella-, y sería necesario hacerlo para que los españoles nos enteremos, de una vez por todas, qué va que va a pasar con España y con los “casi seis millones de parados” que hay en la actualidad. En algún diario español apareció la frase-acuñada-presuntamente-, por el propio Mariano Rajoy: “todo es mentira salvo alguna cosa”, a propósito de caso Bárcenas. No desea reconocer, ni por activa ni por pasiva que la prensa forma parte del mundo, y es el denominado ‘cuarto poder’

Hay una indignación generalizada que flota en el medio habiente y pasa por las mentes de los españoles, unido todo ello al descrédito del partido gobernante: la corrupción política está al cabo de la calle…Aparecen políticos corruptos a diestra y siniestra.

Y es que España es el país del Gal y de Roldan,Matesa,Filesa, Banca Catalana, de Urdangarín, y los ERE de Andalucía, de las cajas de ahorro, el caso de espionaje en el que presuntamente aparecen implicados el PSC(partido socialista de Cataluña) y CiU( Convergencia y Unión de Cataluña),amén de un largo etcétera. En todos estos casos ha habido y está habiendo una permisividad fuera de lo normal…

Debe haber permisividad hacia la conducta humana, hacia el cine, televisión, pero hasta esa frontera que separa el bien del mal. Vaclav Havel (político y dramaturgo) dejó escrito: “La tolerancia empieza a ser una debilidad cuando el hombre comienza a tolerar cosas intolerables, cuando empieza a tolerar el mal”. “Desgraciadamente no hay computador ni matemático que pueda fijar la frontera (…)”.

Se construyeron un castillo de autonomías sin bases sólidas. Y es que siempre pasa igual: priman las apetencias y el bienestar político de unas minorías nacionalistas exacerbadas, sobre lo que debía de ser la base del Gobierno de turno: el bienestar de los ciudadanos españoles, allí en cualquiera de las autonomías que residan. Comenzamos a descentralizar competencias del Estado, aunque éstas últimas no favorezcan a los ciudadanos. Más el poder ha de residir en el Ejecutivo-en nuestro caso el PP-, y apoyado por el partido mayoritario de la oposición. Así se hizo en Alemania, en su día, con buenos resultados hasta el momento…

Hemos de comprometernos- cuando ejercemos el arte de la Política -, para coordinar, construir y reglamentar las condiciones básicas para garantizar la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de sus derechos y en el cumpliendo de sus obligaciones, ambos regulados en la Constitución Española de 1978. ¡Qué estudien bien nuestros políticos este último razonamiento! ¿No os parece…?

Volviendo al caso Bárcenas-ex tesorero del Partido Popular (PP)-, sin duda, hemos de comprender que se ha convertido en una especie de ejemplo de supuesta corrupción política-los jueces españoles tienen la última palabra al respecto-, puesto que está dando explicaciones a la justicia española sobre el origen de los 22 millones de euros, que tuvo en una banco suizo. Que se enteren nuestros políticos españoles, y de una vez por todas, que los ciudadanos de España estamos cansados de tantas mentiras y componendas y chanchullos…, que van apareciendo en el espectro político español, pero que no somos tontos…En las próximas “Elecciones generales de España de 2015” los españoles-con nuestros votos-, decidiremos quien corta el bacalao en nuestra Monarquía parlamentaria.

Si el señor Rubalcaba y el señor Rajoy pensasen -en algún momento- en la prosperidad de España, ya deberían haber abierto un marco común de entendimiento -respetando y uniendo los pequeños partidos nacionalistas, desde luego, con derecho a vivir y a expresarse dentro de nuestra democracia-, y marcando-con sus votos- el cómo, el cuándo y el por qué se debe siempre gobernar para la mayoría-los votos-de los españoles, para su bienestar económico, para mejor acceso a la compra de vivienda, para fomentar la consecución del primer trabajo, para el desarrollo de la enseñanza-no cambiando el modelo educativo cada vez que cambia el Ejecutivo de turno-,para…Hay que crear mejores servicios médicos, tratar de hacer más y mejores viviendas de protección oficial y autonómica, estudiar y poner en la práctica ya -el método a seguir para-que las listas de espera del enfermo sean más cortas.

Nuestros pensadores, ya fallecidos, Ortega y Gasset y Unamuno nos hablan de la vida: el primero( “ Diario íntimo”) nos manifiesta: “Se dice y acaso se cree que la libertad consiste en dejar crecer una planta(…); en no podarla(…) si sus raíces se encuentran al poco de nacer con dura roca impenetrable(…)”;y el segundo ( “Meditaciones del Quijote”) nos dice: “La vida es libertad en la fatalidad(…), porque consiste en llevarse y soportarse y conducirse a sí mismo.”Así pues, si una planta es vida, si la vida es libertad, cómo se puede entender que asesinar (invitar a morir)-por todo el mapa de la geografía española, por todo el mapa del dolor sembrado… por el terrorismo español-, sea una conducta que pueda ser objeto para excarcelar a los convictos por asesinato, ya que, si así se hace, veremos… La fuerza de ley nadie debe burlarla.

La Coruña, 28 de febrero de 2013

©Mariano Cabrero Bárcena es escritor