Pienso que el capitalismo no es malo

El capitalismo actual

Siempre y cuando camine hacia una democracía única,real y verdadera

Cuando cometemos equivocaciones lo hacemos en virtud del principio de libertad que todos poseemos; respecto a este principio, San Agustín, dejó escrito: “Dios que me hizo sin mí, no me podrá salvar sin mí”. Un equipo de psicólogos americanos han desarrollado unas pruebas para predecir por qué cometen fallos los pilotos de aviones, cirujanos, conductores de autobuses…Yo me remito al consabido dicho bíblico: “Quién está exento de culpa que tire la primera piedra”.

Pienso que el capitalismo no es malo, siempre y cuando camine en una dirección única: hacia una democracia real y libre en el ámbito mundial. Aunque el capitalismo está dando muestras de estar agotado. Hemos pasado de una época- en la que los políticos eran ‘hombres de pura ley’, de principios, diría uno-, a otra… en la que muchos de ellos se venden y se compran…por un ‘simple plato de lentejas’. Nuestro mundo político actual, mundialmente hablando, se encuentra ahora finiquitado, y los líderes de los Estados están caminando en distintas direcciones que, inevitablemente, nos están llevando a un verdadero caos económico mundial. Antes, cuando un político ‘metía la pata’, dimitía automáticamente al siguiente día y por propia voluntad: ahora no dimite ni por recomendación.

Si es cierto que las democracias liberales han tratado de hacer proliferar nuevos ‘derechos’: protección a la vida, a la libertad y a la propiedad, sin olvidarse también que todos los ciudadanos disfrutan de los derechos a la intimidad, a viajar, al ocio, al trabajo…Mas muchos de ellos los hemos perdido, concretamente: el derecho al trabajo, y sólo Dios sabe cuándo lo vamos a recuperar. Hemos construido una sociedad moderna en la que los ricos se vanaglorian de sus riquezas, y los pobres continúan avergonzándose de sus pobrezas: vanagloriarse y avergonzarse son verbos que se conjugan, pero que en la práctica no se llevan muy bien, que digamos.

Quizá los políticos de turno saben muy bien, y de hecho lo llevan a la práctica, que existe ‘el arma de la guerra’ y lo llevan de la teoría a la práctica de forma y manera maliciosa, consiguiendo que desaparezcan los pobres de la faz de la tierra, y que el trabajo no llegue para todos: si no trabajamos nos moriremos todos de hambre. ¡Tremenda barbaridad!

Aún recuerda uno el Accidente_del_Yak-42_en_Turquía, acaecido el 26 de mayo de 2003, en el que perdieron la vida 62 miembros del Ejército español que volvían de Afganistán. Federico Trillo se negó, por activa y por pasiva, a aceptar cualquier responsabilidad política o penal alguna, lo que marcó finalmente su etapa como Ministro de Defensa. Actualmente éste ejerce sus funciones, digamos políticas, como portavoz de Justicia del Grupo Parlamentario Popular (¡Increíble pero cierto!). José Luis González Arribas (ex general de Intendencia, y padre de uno de los militares fallecidos), se expresó en los siguientes términos al dirigirse a señor Trillo: “(…) Señor ministro, mi hijo siempre se caracterizó por su discreción a la hora de desempeñar su labor y por respeto hacia él, pensé que no iba a llegar a este extremo. Pero me veo obligado a hacer público mi descontento hacia la labor del ministerio. No sólo pido que se sepa cuanto antes la verdad, algo que, desde luego, no se sabrá gracias a ustedes. Desde aquí les solicito que, al menos, no obstaculicen cualquier investigación que se inicie y, sobre todo, que asuman públicamente su incompetencia. Sólo de esta forma podremos decir que los responsables políticos están a la altura que el Ejército español se merece”.

Con los líderes políticos mundiales es imposible seguir caminando con paso firme en la UE (Unión Europea), ni tampoco en el mundo entero: Churchill, De Gaulle, Adenauer, Billy Brandt, Margaret Thatcher…fueron políticos capaces y responsables.

Caminando hacia el cementerio del ‘paro indefinido’, corren que vuelan los actuales jóvenes de esta pléyade de chicos y chicas, que ya forman parte de la llamada ‘Generación perdida’. El mal funcionamiento de las democracias actuales-sus gobernantes-, son los culpables de tanta penuria económica almacenada a lo largo de más de diez años: muchachos y muchachas de entre veinticinco y treinta cinco años. Éstos ya no cogerán ese ‘Tren de la esperanza’ llamado “trabajo”.

“El mundo tiene dos superpotencias: los Estados Unidos y la opinión pública mundial” escribió el New York Times después del 15F.Más estos movimientos de protesta tendrán vitalidad propia cuando acudan a las urnas y depositen sus votos partículas: sin votos los políticos de turno nunca podrían hacer nada: votos e ideas pero ante las urnas… Manuel Azaña, dejó escrito: “La República no hace felices a los hombres. Los hace, simplemente hombres”. “He tratado de gobernar a mi país con razones y con votos y me han respondido con calumnias y fusiles”. “Dentro de muchos años nadie se acordará de Franco ni de mí. Pero el mundo no habrá olvidado que Velázquez pintó Las Meninas”

Comprendo a los muchachos universitarios españoles y jóvenes en general, y los comprendo, porque la crisis les ha golpeado en lo más profundo de sus corazones. El mundo que les espera a nuestros jóvenes-se me antoja pensar-, viene representado y cargado con oscuros nubarrones de lluvia interminable, y que predicen que sus sueños e ilusiones se esfumaron, antes de que aparezcan las flores anunciantes del fruto de sus esfuerzos: ese trabajo tan ansiado y esperado, que se les viene negando una y mil veces todos los días del año, cuando cualesquiera sabe…qué lo necesitan para poder comenzar sus vivencias personales y amorosas.

Triste es reconocer que nuestro mundo da la sensación de haberse convertido en un enfermo crónico, económicamente hablando, y que, al parecer, no existen criterios firmes y ecuánimes que sepan resolver el misterio del por qué existe tanta hambruna en este punto, por qué no se quiere o no se sabe resolver el problema de los refugiados, por qué hay tantas calamidades y desajustes atmosféricos…Piensa uno que los Estados y sus gobernantes no están a la altura de las circunstancias.¡ Qué Dios nos coja confesados!

La teoría política ha de estar en estrecha relación con las democracias, para que éstas no se hundan irremediablemente cuando estamos caminando hacia un mundo globalizado, que ha tenido un relación de causa a efecto al estar todos los hombres/mujeres del Globo Terráqueo enfrentados a los mismos problemas: paro obrero, falta de trabajo, hambre por doquier, atracos a mano armada, asesinatos selectivos, guerras programadas para exterminar al género humano-hombres, mujeres y niños…

Las últimas manifestaciones de los “indignados” de los pasados días nos han demostrado, por activa y por pasiva, el nacimiento y resurgimiento de una sociedad también global, que sufre toda serie de penalidades económicas y sociales, y, al mismo tiempo, rompe los límites de las Naciones, cualesquiera que se su ideario político…

Me pregunto, muchas veces, que “quiénes les han llevado a este descorazonadora realidad”. Sería muy sencillo para nosotros -los mayores- pretender llegar a esa idea ambigua e intangible- que empleamos cuando no deseamos enfrentarnos a una auténtica realidad-, a la que siempre denominamos como sociedad: la sociedad en la que vivimos.

Es esto lo mismo como cuando hacemos ‘mutis por el foro’, mirando hacia otro lado, y al comprobar-con nuestros propios ojos- las muertes de miles de seres humanos por inanición, que no tienen un simple y necesario trozo de pan ni agua de la vida: de ésta última se alimentan las plantas.

Después de terminar de escribir el párrafo anterior, cuando me encontraba sentado en la terraza de un cafetería-tomando ‘un solo de café’-, se me acercó un muchacho de unos treinta años de edad, quien me dijo: “Me llamo Raúl. Perdone mi intromisión, pero me parece…que le he escuchado decir-en voz alta, como hablando consigo mismo-, ‘quiénes les han llevado a este descorazonadora realidad’-verdaderamente así ha sido, amigo Raúl: me estaba refiriendo a la falta de trabajo para los jóvenes-, pues mire usted, realmente, los responsable son los políticos y sus respectivos gobiernos, que han venido sucediéndose desde nuestra transición a los momentos actuales”.

Y Raúl siguió hablando: “Porque nuestros políticos sólo se han preocupado de llenarse sus bolsillos hasta más no poder, porque nuestros políticos al alcanzar un alto estatus social-al terminar sus legislaturas- se asientan como consejeros en empresas españolas de importancia universal, porque nuestros políticos nos han hipotecado nuestros futuros, porque nuestros políticos nos han convertido en una nación subdesarrollada y mediocre en comparación con algunas de la Unión Europea. Han sido un tremendo fiasco para el pueblo español, que no se lo merece. En las próximas elecciones generales del 2012, sin convocar aún la fecha, les van a ir a votar su p…. Bueno, realmente, ni su padre ni su madre tienen la culpa de que nuestros ‘políticos de tres al cuarto’ hayan resultado tan ambiciosos la mayoría de ellos, y a mayor inri, desconocían por no haber practicado ‘El Arte de la Política’. Como vera usted, he tenido la valentía de decir lo que pensaba”.

Comprendo a los muchachos universitarios españoles y jóvenes en general, y los comprendo, porque la crisis les ha golpeado en lo más profundo de sus corazones. El mundo que les espera a nuestros jóvenes-se me antoja pensar-, viene representado y cargado con oscuros nubarrones de lluvia interminable, y que predicen que sus sueños e ilusiones se esfumaron, antes de que aparezcan las flores anunciantes del fruto de sus esfuerzos: ese trabajo tan ansiado y esperado, que se les viene negando una y mil veces todos los días del año, cuando cualesquiera sabe…qué lo necesitan para poder comenzar sus vivencias personales y amorosas.

Comprendo a los muchachos universitarios españoles y jóvenes en general, y los comprendo, porque, posiblemente, si continúan ‘en paro’ se tendrán que trasladar a la nación alemana, que ya camina por la senda de la recuperación económica real, con el esfuerzo de los alemanes y los políticos que les gobiernan. Y copio textualmente con mucha tristeza: “La canciller germana, Ángela Merkel, planteó en Madrid la posibilidad de que jóvenes españoles cualificados y en paro se trasladen a Alemania para trabajar, avanzó hoy (por fechas anteriores: 22.01.11, Agencia EFE) la revista -Der Spiegel-”.

Comprendo a los muchachos universitarios españoles y jóvenes en general-ellos y ellas, ellas y ellos-, porque a ningún joven, hoy en día, se le caen los anillos por trabajar en lo que sea. Dicho de otro modo: muchos no podrán comprar sus anillos de compromiso o lucimiento por falta de dinero (por trabajo). “Si me lo dices me olvido. Enséñamelo y puede que me acuerde. Cuenta conmigo y lo entenderé”, así reza un proverbio de sabiduría china. Esto es por lo que claman todos los jóvenes–mujeres y hombres–: ¡cuenta conmigo! Nadie puede vivir, amar y morir… tranquilamente cuando “la espada de Damocles” la sienten sobre sus cabezas: El despido libres. Procedente o no procedente, pero despido al fin y a la postre.

Comprendo a los muchachos universitarios españoles y jóvenes en general, y los comprendo, porque, ellos, han podido comprobar que, las tradicionales máquinas de generar empleo del siglo XXI -las multinacionales españolas y extranjeras, han dejado de funcionar al cien por cien, y se han convertido en verdaderas fuentes de despidos y desempleos…No recuerdo en qué libro lo leí, pero lo que redacto a continuación es hermoso: “(…) Para que un negocio funcione hay que generar confianza. Es preciso pagar bien a los empleados, tratarlos como si fueran parientes. De este modo se sentirán como miembros de una gran familia, morirán de cansancio con tal que de que tus ganancias sean óptimas”.

Las escuelas profesionales de aprendices no se han promocionado debidamente, y, en mi recuerdo, afloran a mi memoria aquella maravillosas y estimulantes empresas cuando laboraban al cien por cien de sus presupuestos: Empresa Nacional Bazán de Ferrol, Fábrica de Armas de La Coruña…Ahora tenemos muchos chicos/as de 24 ó 25 años de edad, con lustrosos títulos universitarios–uno o dos–, que no tienen donde desarrollar sus conocimientos adquiridos. ¡Bonito panorama para sus actuales padres! Los aludidos chicos/as han de permanecer en los domicilios paternos, si no se quieren morir de hambre…, y de amor, diría uno: no pueden casarse ni irse a vivir con su pareja, porque sus bolsillos se hallan vacíos de euros…

Todo el mundo lo sabía y poco o nada se hizo al respecto. Es evidente que no sólo los políticos son los responsables del paro obrero en el que estamos inmersos (incluimos también a esas multinacionales–nacionales e internacionales–, insatisfechas siempre con sus ganancias, pocas o muchas, muchas o pocas, pero, al final, siempre ganancias…): Y es que la pobreza vuelve a hacer acto de presencia en cualquier ciudad del mundo.

Sí creo, y siempre he creído, en el Liberalismo Político que siembre de ideales firmes y verdaderos las mentes de nuestra juventud, que es el futuro del mañana. Si creo, y siempre he creído, en el liberalismo político que fomente la actividad económica en todas sus formas. Si creo, y siempre he creído, en el liberalismo político que defiende a “la familia” como cota superior de la vida asociativa: matrimonio hombre/ mujer, uniones de contratos sentimentales hombre/ hombre, uniones de contratos sentimentales mujer/ mujer, parejas sentimentales…En todo esto creo y mucho más. El concepto del deber y del amor, han de supervivir en todas las relaciones humanas.

La Coruña, 31 de octubre de 2011
Copyright Mariano Cabrero Bárcena es escritor

Fotografía actualizada

El autor

La violación de la mujer

¡Denunciad a los culpables!

OPINIÓN/ Las mujeres que son víctimas de violaciones u otras formas de violencia sexual, sufren muchas más enfermedades mentales durante su vida y, en cierto modo, su tendencia al suicidio es más elevado. Los estudios realizados en este sentido así nos lo dan a entender.

La violación de la mujer se ha desarrollado y se sigue desarrollando como una provocación salvaje de las guerras y revoluciones, tanto en las que venimos en llamar ‘justas’ (pocas existen que lo sean), como en las ‘injustas’. Las guerras se suelen activar por intereses económicos (la mayoría de las veces), o por odios contraídos y almacenados en las mentes y cabezas de los hombres de mala voluntad, o por expansiones territoriales no justificadas… ¡Son tantas las causas que las provocan…!

Sí podemos y debemos recordar que la esclavitud, no sólo fue una opresión de racismo del hombre blanco hacia el hombre negro, sino que también supuso otra opresión del hombre blanco hacia la mujer negra.

No podemos ni queremos olvidar, ni por un momento, que, hasta hace poco tiempo, el sometimiento sexual de la esposa al marido no era considerado como un delito de violación: hoy por hoy, y gracias a Dios y a las leyes, ya no ocurre lo mismo: existen las relaciones sexuales entre mujer y marido, pero nunca jamás empleando la violencia o la fuerza bruta.

“Hasta hace poco tiempo, el sometimiento sexual de la esposa al marido no era considerado como un delito de violación”

Las semillas de la violencia se depositan en los cuerpos de las mujeres que han sido violadas, y la cinta de casete que ha grabado en sus cerebros la villanía de sus verdugos, funcionará día y noche, noche y día: muchas noches y muchos días como una pesadilla interminable. Y como colofón de lo que expreso, y en el interior de sus vientres vírgenes, pueden llegar a fructificar posibles embarazos no deseados…

Sí he de manifestar que las violaciones de hombres por otros hombres en los centros penitenciarios se producen por la situación de cautiverio en la que se encuentran, y la falta de vigilancia por parte de los funcionarios de prisiones, quienes presuntamente miran hacia otro lado: son éstas las llamadas cárceles del alma y cárceles del cuerpo.

Pero la violación de una mujer, que invade sexualmente su cuerpo, es ultraje contra su integridad física, es un acto violento y aterrador contra su voluntad, que lesiona su cuerpo y su alma, produciéndole un desequilibrio corporal y psicológico muy difícil de olvidar en muchos años.

De un tiempo a esta parte, y si visionásemos los períodos de un día, caeríamos en la cuenta de que las violaciones, los homicidios y las desapariciones misteriosas de niños/as… son el pan nuestro de cada día.

Era alta, rubia, guapa… y vestía ropas cansadas por el dolor y la rabia contraída que le habían causado. Ella se paró al verme, y su mirada cayó sobre mis ojos como agua hirviendo. Tan sólo me dijo: “Llame, llame a una ambulancia”. La trasladé a un hospital cercano por urgencias, y puse los hechos en conocimiento de la policía.

Sí me encontré una vez con una mujer que, a gritos enfurecidos y rabiosos, pedía y suplicaba: “¡Auxilio!, ¡auxilio! He sido volada -en mis carnes y en mi alma por tres energúmenos muchachos -bestias de la muerte-,que escaparon a la velocidad del rayo”, concluyó diciendo.

“Pero la violación de una mujer es ultraje contra su integridad física, es un acto violento y aterrador contra su voluntad, que lesiona su cuerpo y su alma”

Muchos violadores-asesinos andan sueltos por falta de pruebas fehacientes que, muchas veces, por desgracia no se pueden conseguir, para ponerles a disposición de las autoridades judiciales competentes ?jueces y magistrados de turno-.

Hemos visionado muertes y las seguimos visionando en la Guerra de Irak y Afganistán. Podemos afirmar que, a diario, se producen homicidios conscientes cometidos con la fuerza de voluntad necesaria para cometerlos: los móviles por los que se cometen tienen bastante que ver con el odio, con la ignorancia, con la xenofobia, con la envidia, con los celos…: a los culpables se les pueden aplicar atenuantes, pero… ¡tantas sombras habitan en los cerebros de nosotros los mortales…!

Nunca vi matar a un hombre/mujer, nunca vi violar a una mujer/hombre, nunca vi matar o violar a un niño/a. Dichos aquí y ahora, y en frío, son horrendos dramas, que forman parte de la Humanidad. Entiende uno que, algunas veces, estos se dan conjuntamente: el horror de la muerte, que es propio de la condición humana.

Sin embargo, podemos aceptar que, bajo estas circunstancias, para algunos hombres la violación es una patología de sus sentimientos amorosos, prevaleciendo la idea ya muy extendida de que estos individuos necesitan afirmar su masculinidad. Discrepo de estas teorías: la violación es un acto voluntario inhumano cometido por un hombre contra una mujer, y que debía ser castigado con cadena perpetua, si la hubiese en nuestra legislación penal vigente. (maría Goretti ?campesina italiana? fue apuñalada mortalmente, y en el año de 1954, sin que su asesino consiguiese violarla.)

“Bien, lo que viene a decir este escritor es que nos salgamos de la calle, que nos vistamos con el burka de la castidad perpetua, que nos marchemos a dormir al limbo de los justos el sueño eterno…”, dirán muchas mujeres. O: “…que hay miles de violadores en el mundo”. O: “…que debemos temblar ante la presencia de cualquier hombre”. O: “…que debemos desconfiar de nuestros propios maridos”. Ni tanto ni tan calvo: hay violadores en España, en Estados Unidos, en Colombia, en México, en Filipinas… y, si me apuráis un poco, hasta en la propia Cochinchina.

“Todas las violaciones de nuestras féminas son actos sadistas de dominio y de poder, por parte de los hombres”

Violar es invadir el cuerpo de cualquier mujer, y matar su alma. Las matizaciones y los argumentos referentes a las violaciones de las mujeres nos llevan, ineludiblemente, a un argumento final: todas las violaciones de nuestras féminas son actos sadistas con dolor y humillación de dominio y de poder, por parte de nosotros los hombres. Y es que nos convertimos en verdugos sin sentimientos? de nuestras propias víctimas.

Comenzando el siglo XXI la mujer -hijas de Eva- y, pisando fuerte, van poco a poco consiguiendo su ya merecido puesto en el plano socio-laboral, que -en igualdad de derechos y también de obligaciones- le facilita una comunicación liberalizada respecto al hombre. Es bueno comprobar como un hombre y una mujer se pueden tomar unos güisquis juntos, conversando tendidamente de sus mismos proyectos y aspiraciones laborables: se está produciendo poco a poco la liberación de las mujeres: ellas también quieren ser mujeres liberadas.

Violar es matar el alma de cualquier mujer, y deshonrar su cuerpo. Pulsando estudios sociopolíticos de distintas culturas, venimos en conocimiento de que nuestras hijas de Eva han sido excluidas de las posiciones de mando o poder en los gobiernos de turno o en los consejos de administración de las grandes empresas… Pero estos patrones de comportamiento en las sociedades actuales han cambiado, afortunadamente.

Las mujeres que son víctimas de violaciones u otras formas de violencia de tipo sexual, indudablemente, sufren muchas más enfermedades mentales durante su mortal vida, y, en cierto modo, su tendencia al suicidio es más elevado. Los estudios realizados en este sentido así nos lo dan a entender.

La Coruña, 22 de octubre de 2011
Mariano Cabrero Bárcena es escritor

Coversaciones de personas desconocidas

Dos mujeres en un bar,Pablo Picasso(1901)

Conversaciones de personas desconocidas, que abren sus corazones voz en alto, y a pecho descubierto, porque son artificios necesarios para expresar sus penas y alegrías-sombras y luces que nos acontecen-, como gotas de lluvia interminables caídas del cielo, y que se desarrollan en cualquier cafetería de la vida moderna-con sus prisas y sinsabores-, proclamando a los cuatro vientos el sentido de libertad tan ansiada, esperada y bienvenida: son los encuentros y los desencuentros entre nosotros los humanos habitantes del Planeta Tierra.

Al laberinto de eventualidades y miserias-que es la vida-, se asoma uno cada día del año, siendo uno testigo involuntario…de estas ‘conversaciones de personas desconocidas’, y todo consiste en saber escuchar a nuestros semejantes e intervenir -si procede-en éstas. Todos los seres humanos agradecemos sobremanera ser escuchados, que no comprendidos, pues desahogamos nuestros maltrechos corazones-del día a día-,y no hay nada más que dejar pasar el tiempo, que todo lo cura, o, al menos, lo mitiga en largo sufrimiento que es la vida misma.

Puede ser que los humanos (sobre todo los españoles)…tengamos la mala costumbre de escuchar ´conversaciones de personas desconocidas’, puede ser que sea habitual muchas veces hablar voz en alto en lugares público y concurridos (¿Afán de sobresalir por encima de los demás?), puede ser que vivimos incomunicados en este mundo tan bien y tan mal informado en muchas ocasiones, pueden ser tantas cosas…

Ocurrió hoy viernes y por la tarde. Era la hora de entrada a los cines de mi barrio. Me había sentado en la cafetería de siempre para leer el libro de turno. Levanté la mirada del libro unos instantes y pude comprobar que una joven muchacha se movía de un lado para el otro-sus ojos anunciaban cansancio y su ropa aparecía bastante manchada del trajín de todo el día. Repetía una y mil veces: “un café solo, un agua sin gas, un cortado y uno con leche, dos donuts, dos sándwiches, un chupito de whisky…”.Era ésta un tarde pesada y larga, como un día ya cansado de tanta lluvia caída sin ton ni son. La joven camarera preguntaba una y otra vez: qué va usted a tomar, el café con azúcar o sacarina, las patatas fritas con sal o sin ella…Casi no miraba la cara de los clientes, pero ellos si se fijaban en ella: era joven, alta y hermosa…como esas mujeres que quitan el hipo, ya no a mí porque soy un viejo y tengo poco hipo, pero viejo y todo sigo siendo soñador; un soñador hasta el final de mis días, minutos, segundos…quizá.

No obstante, la chica que -era joven, alta y hermosa-, y que ‘casi no miraba a la cara de los clientes’, pero ellos sí se fijaban en ella, se estaba besando con su novio de turno: un beso fuerte pero amoroso. Comprendí entonces que ellos eran los mejores y únicos protagonistas de este inolvidable momento: el mundo, su mundo por venir estaba a mil años luz-pensamos cuando somos jóvenes. Volví releer mi libro ‘Cien años de soledad’ para quedarme realmente solo…

En otra cafetería que me senté ocurría otro tanto de lo mismo: chicas y chicos veinteañeros hablaban de películas que habría de presenciar dentro de un rato. Vestían muy bien: ropas caras y de marca, zapatos caros y de marca, pantalones tejanos de renombre, es decir, todo lo sale todos los días del Señor por ‘la tele’, y cosas parecidas. ¿De dónde sacarán tanto dinero para efectuar esta compras?: ¡Cualquiera sabe! Tomé mi correspondiente café y me marché. Está vez me atendió un joven: tenía mordidas las uñas de ambas manos, vestía ropas cansadas por el paso del tiempo y deslucidas. “Gracias”, me dijo. Y le contesté: “de nada amigo”. Volví a seguir leyendo mi libro de turno: “Cien años de soledad” del escritor colombiano y Premio Nobel de Literatura (1982) Gabriel García Márquez .Entiendo que son muchos años de soledad pero es un gran libro para leer y aprender al mismo tiempo. En este maravilloso libro existen muchas puertas abiertas a la esperanza, por la que todos vivimos y morimos.

Después, al poco, alguien que estaba sentado en la mesa de atrás comenzó a hablar de las mujeres en general, de sus ideales y de sus problemas en la sociedad actual-al comienzo del siglo XXI-, y que éstos surgen cuando ellas son contratadas en la empresas privadas. Seguí escuchando como era mi costumbre, aunque nadie me había dado vela en este entierro…, continúe escuchando.

¡Es verdad! Soy un hombre observador, y disfruto -desde luego- ayudando a mis semejantes. Era la hora de la siesta -que nunca duermo-, y me encontraba sentado en otra nueva cafetería que me sirvió de acomodo. Dos mujeres jóvenes -entre treinta y cinco y cuarenta años- hablaban a voces, como lo hacemos la mayoría de los españoles. Piensa uno que ha escuchado todas las cosas de este mundo. Pero no; siempre surge algo nuevo. “No puedo aguantar más. Fíjate: ayer me dijo- mi jefe- que, si me acostaba con él, me propondría para jefe de sección. Ya sabes, habrá pronto un concurso-oposición de régimen interno por méritos (?)… ¡Qué cara dura!”, le contaba la rubia a la pelirroja. “Pues, si fuera yo, no lo pensaría dos veces. ¡Mira qué…son doscientos cuarenta euros más al mes! ¿Quién iba a enterarse?”, le contestó la pelirroja.

Y es que en las empresas, públicas y privadas, se hayan ya muchas mujeres desempeñando labores propias de los hombres, pero sin perder para nada su identidad femenina. A su lado deambulan desaprensivos, vividores, buscadores de cuerpos-oro suave-femeninos deseados…que acosan sexual y moralmente a las féminas-sean casadas, solteras o viudas-.Pasados unos minutos la rubia quedó sola, pero cómo estamos en democracia, me dijo mi atrevimiento: “Acércate a esa chica, y trata de ayudarla”. “¡Perdone, señorita, mi atrevimiento! No he podido sustraerme a escuchar sus conversaciones y, de verdad, creo que debe denunciarle”, le manifesté.

“Le presto mi reproductor de casetes. Ya ve; pequeño como un paquete de cigarrillos. Métalo en el cajón de su mesa de trabajo, y presione aquí (“Rec”y “Play”) cuando entre ese ‘cazamujeres’ de mente estrecha”, terminé diciéndole. No es prueba suficiente ante los tribunales de justicia, pero si evidencia ética para que le cambien de negociado. “¿Cree que tendré arrestos suficientes para tenderle esta pequeña trampa a ese hijo…?”, me contestó. Claro que sí-le dije-, pues la democracia-sus leyes-le confieren el derecho a defenderse, y belleza le sobra en abundancia pero para ser mujer de un solo hombre: su marido. Pues bien, enseñando a un sinvergüenza a respetar a las mujeres, respetará a la propia.

Quien ama y respeta a una mujer está amando y respetando al mundo entero. No olvidemos que, si nosotros estamos pernoctando en este valle de lágrimas, se lo debemos a ellas. “La mujer quiere ser amada sin razón, sin motivo; no porque sea hermosa o buena o bien educada o graciosa o espiritual, sino porque es” (Amiel, diario íntimo II).Nos tenían enseñado-en años anteriores-que por el mero hecho de haber nacido hombres, y no mujeres, dominaríamos el mundo: gran error el cometido por nuestros maestros. Hoy por hoy, y a Dios gracias, la mujer/es está/n liberadas para bien o para mal, pero han asumidos todas sus consecuencias. Realmente esta señorita-funcionario, como otras muchas, está- todos los días del año-mendigando honestidad.

La Coruña,17 de octubre de 2011
Copyright Mariano Cabrero Bárcena es escritor

El autor

Aunque algo tiene la historia

Sonría,por favor, señor Zapatero

Nuestro actual presidente del Gobierno español, señor Rodríguez Zapatero quien jamás pensó en llegar a dirigir la política española (desde el 17 de abril de 2004 en el cargo, y hasta nuestros días), será el culpable-y todos los que le siguieron con parabienes y dándole coba-, del posible desastre electoral del PSOE. Durante su segunda legislatura no hizo más… que dar bandazos y palos de ciego a diestra y siniestra Todos sus adláteres jamás dijeron: ‘ésta boca es mía’.

Y es que esto lo hizo-el bueno de Zapatero- tanto en la política interior de nuestro país como en la política exterior-en esta última anduvo como un barco sin rumbo: Venezuela, Cuba, Bolivia…, y pare usted de contar. Cuando presidió la UE (Unión Europea) pasó como ‘una alma en pena’, y Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy (el eje Alemania-Francia) tomaron las decisiones políticas y económicas que consideraron convenientes para sus respectivos países: España quedó al margen, y así nos ha crecido el poco ‘pelo económico’ que nos queda…

Aunque algo tiene la historia y es que siempre se repite- para mal de muchos, y bien de unos pocos-, y esperamos todos los españoles que el actual presidente del Gobierno español, señor Rodríguez Zapatero, se olvidará de volver a practicar el arte de la política que jamás supo desarrollar.

La campaña electoral del PSOE-el señor Rubalcaba- trata de prometer y promete que terminará con el ‘paro obrero’: actualmente está situado en más de cuatro millones de parados. Existe una degradación de la vida política, lo cual lleva inherente en si un profundo desapego y animadversión de todos los partidos políticos y sus líderes. Si unos y otros han engaño al electorado-el pueblo libre y soberano-, indudablemente, sin ningún género de dudas, éste aplicará el correspondiente voto de castigo a los mismos.

Rubalcaba y Zapatero saben muy bien que, y siempre ha sido así, que los partidos no ganan las elecciones sino que son los gobiernos quienes las pierden: todo lo demás que queramos decir es ‘agua de borrajas’. El amigo Rubalcaba, y en su campaña electoral, está prometiendo al electorado español justamente lo que no hizo cuando fue vicepresidente del Gobierno: posiblemente, y en un intento desesperado, pretende ganar tiempo para conquistar los votos de los indignados-aunque indignados estamos ya todos los españoles-, y algún que otro de cualquier despistado de IU: de los partidos nacionalistas españoles no sacará ninguno.

Posiblemente, y esto siempre ha sido así, los libros de Historia algo dirán de Zapatero. Dirán que ordenó retirar las tropas españolas que operaban en la Guerra de Irak, para, posteriormente, trasladarlas a la Guerra de Afganistán. Nuestro líder político, señor Rodríguez Zapatero, comenzó su mandato con un ideario político prometedor, pero lo cierto es que dejó a la Nación española… ‘hecha unos zorros’. (Hemos de entender también que le cogió de lleno la crisis económica europea y mundial).

De él nos queda un estereotipo de un presidente del Ejecutivo español laico, que reabrió ‘la memoria histórica’ (nadie sabe el porqué), que autorizó el matrimonio entre homosexuales (entiendo que se debería de nombrar como ‘uniones de contratos sentimentales’: es más apropiado), que negó la crisis económica española cuando ya la estábamos sufriendo en nuestra propias carnes, que fracasó en las negociaciones con el terrorismo español y que se le recordará con el primer presidente del Gobierno español al que su propio partido-el PSOE- le permitió tomar toda clase de decisiones…por equivocadas que éstas fueran. Hoy, y los estamos viendo todos, el señor Rodríguez Zapatero no sonríe como antaño: sonría, por favor, señor Zapatero.

Los españoles sienten cierta desconfianza de los políticos, de sus palabras, promesas…: creen en los hechos y como éstos últimos nos demostraron que España ha estado ausente del contexto europeo, quizá con razón alberguen gran número de incertidumbres en sus corazones. No obstante, los individualismos que presiden muchas de las actuaciones de los españoles, concretamente en su propia tierra, carentes de espíritu colectivo que reivindique, se enfrente y empuje a los gobernantes para que se comprometan con sus tierras y lugareños, es un “hándicap” para el lento desarrollo de las autonomías españoles: todas ellas endeudadas hasta los dientes. Ellos-los políticos de turno- si saben cómo vivir ‘La vida’…, pero no se acuerdan de los parados, de los sin techo, de los desheredados de la fortuna, de los indignados, de los militares que fallecen en guerras que no tienen justificación: Irak, Afganistán… (Quizá éstas le interesan a los EE UU, por ser el primer productor de armas del mundo).

Mariano Rajoy, que será el próximo ganador de las elecciones del 29-N (el porcentaje de votos está por ver), está representando su papel: callar y más callar, y cuando pretende hablar…son sus silencios quienes lo hacen. Buena táctica política: “En boca cerrada no entran moscas” (Dice que la discreción evita muchos inconvenientes).

Debo recordar, pues así me lo dicta mi memoria que, siendo los hombres/mujeres políticos actuales poco preparados: algunos no alcanzan el nivel natural de bachillerato (no obstante, se puede ser persona sin tener muchas luces), todos nuestros gobernantes y los políticos en la oposición saben, cuando jóvenes, afiliarse al partido político de turno (PSOE, PP, CiU…), y dejar pasar los años… para jubilarse tranquilamente sin miedo a lo desconocido: ¡El terrible paro obrero!

Las tropas españolas están en guerra…aunque nuestro actual presidente del Ejecutivo español, señor Rodríguez Zapatero, haya dicho que no-por activa y pasiva-, ante los medios de comunicación: la Guerra de Afganistán es una guerra encubierte-pura y dura.

Estamos en guerra aunque alguien trate de decir lo contrario, y no precisamente en ‘guerra santa’ como la nombraban nuestros antepasados, y, otra vez, vuelven a hacerlo los que practican el Islamismo: la religión musulmana de Mahoma (una religión más, como los son el budismo, el catolicismo, judaísmo…: todas ellas tienen el mismo Dios, el ‘Dios’ de todas las religiones).

Hacen falta, mientras subsistan las guerras encarnizadas en Irak y Afganistán, palomas, palomas de la Paz, muchas palomas de la Paz–llenas de sentimientos y de ramas de olivo en sus picos–, son necesarias para que con un suave aterrizaje, se depositen sobre los cerebros de los políticos que actualmente dirigen el mundo–los distintos países que lo componen–. Porque lo cierto es que se siguen vendiendo armas para matar–a diestro y siniestro–, que dejan huellas imborrables de sufrimiento sobre los supervivientes, y que facilitan la existencia de un dragón de la guerra: siempre subsistirá una guerra con su dragón.

La Coruña, 7 de octubre de 2011

© Mariano Cabrero Barrena es escritor

El autor

Casi no puedo respiar

Muriendo sin poder casi respirar

Casi no puedo respirar al contemplar esta imagen- pura y dura-: es la imagen como la que podemos ver de una madre-con todo el cariño del mundo-, que está dando de mamar a sus hijos desnutridos, expresando su rostro horror y miedo por la posible muerte de sus retoños: ellos son el resultado de la hambruna que está sufriendo actualmente Somalia, y concretamente la ciudad de Mogadiscio. En el hospital de Benadir apenas se escuchan lamentos o quejidos: los niños emplean las pocas energías que les pueden quedar para poder respirar- poco a poco- sus presumibles muertes.

Para llegar a Mogadiscio son múltiples los escollos que han de superar: puestos de control, escaramuzas, ataques de los paramilitares, violaciones…No es un camino lleno de rosas, precisamente, el que tienen que recorrer familias enteras que los han perdido todo en esta vida mortal y que transportan a cuestas a sus hijos enfermos y moribundos, habiendo abandonado a alguno de sus retoños en el carretera porque ya habían fallecido.

“Ante tantas muertes de seres inocentes, uno no entiende como no resuelven el calvario que supone ‘morir de hambre’ en este mundo de la superabundancia”

Ante tantas muertes de seres inocentes, como son los niños, uno no entiende como no resuelven, y de una vez por todas, el calvario que supone ‘morir de hambre’ en este mundo de la superabundancia, donde cada ‘perro/a’ tiene su asiento en muchos hogares( quiero hacer constar que no tengo nada contra los perros…), es tapado con suaves mantas a su medida, y hasta he sido testigo de cargo cuando pude comprobar que una buena señora…paseaba a su ‘perrita’ en un coche similar al que usan los niños(¡ Increíble!). Mas me ratifico en lo que expreso. El Globo Terráqueo que habitamos no es el paraíso precisamente, y uno-en infinitas ocasiones- no comprende ni qué Dios es el verdadero: aunque quiero entender…que es ‘el Dios de todas las religiones’ (uno es católico pero la nuestra es una religión más dentro de las muchas que existen, que rezan al mismo Dios).

Converso con mi pensamiento, y él me dice: “¿Para qué sirve tanta riqueza en nuestras manos?” Si la riqueza fomenta compasión, uno desea ser pobre; si la pobreza genera odio, uno no desea ser rico (ni la compasión ni el odio son buenos compañeros de viajes). Y es que el hombre es insaciable en cuanto a la posesión de riquezas (por bienes terrenales). “El dinero es como el abono que se echa a la tierra: de nada sirve si no se extiende”, dejó escrito Francis Bacon (pintor).

Naciones Unidas ha expresado que, en titulares de prensa, sobre un 25% de las mujeres han sido violadas. Insisto: triste pero verdadera realidad. Recordamos la vida de nuestras féminas en Camboya, Liberia, Perú, Ruanda, Somalia…De que nos sirve que se haya establecido el 25 de noviembre de todos los años como “Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer”.

Se extienden tantos temores en nuestra actual sociedad, porque… hay en el mundo cuarenta multimillonarios que distribuyen migajas de angustia y dolor, y así, vemos morir, todos los días del año, miles y miles de niños que nacen, única y exclusivamente, para tener una muerte pronta, angustiosa y dura. Hemos de desterrar para siempre la compasión para el pobre y los miedos a la globalización. Ya que, estableciendo un dialogo intercultural entre los seres humanos, se puede llegar a tratar de crear un mundo globalizado donde los pobres sean un poco menos pobres, y los ricos sean un poco menos ricos: distribución equitativa de la riqueza a la que aspiramos todos los seres humanos en el Globo Terráqueo en el habitamos, y que necesariamente hemos de morir… ¡Dios sabe cuándo!

“Hay en el mundo cuarenta multimillonarios que distribuyen migajas de angustia y dolor, y así vemos morir miles y miles de niños que nacen, única y exclusivamente, para tener una muerte pronta, angustiosa y dura”

Ésta es la cultura de la muerte-pura y dura-por inanición. Ésta es la cultura de la muerte creada por el mundo actual (…).Y a todo esto llamamos cultura, globalización, democracia, derechos humanos… Todos son miedos y mentiras, todos son mentiras y miedos que marchan unidas en un perfecto engranaje que nadie sabe a dónde nos conducirá. Son el bien y el mal juntos, hermanados, que se dan la mano para pasear por estos mundos de Dios, y que siembran de crespones negros, a modo de agujeros, la geografía universal. Quizá estemos ciegos de soberbia, quizá hemos olvidados derramar lágrimas vírgenes, quizá vamos encarando un mundo sin control ni norma alguna bajo el signo de los políticos corruptos, que los hay.

España no debe olvidar nunca: Los descendientes celtíberos tuvieron que emigrar a Cuba (años 1908 a 1937) como consecuencia de la pobreza reinante en España: pues bien, estos emigrantes dejando tierras, familias y amores–con su trabajo, creatividad, constancia y amor propio–hicieron de la isla afortunada una nación próspera y rica. La “elite” de los negocios cubanos estuvo en manos de gallegos y asturianos, quienes dejaron en buen lugar el pabellón español. “El sementeiro de Cuba/ hermoso jardín de flores/ donde allí están enterrados/ la flor de los españoles”, así quien mejor escribió poesía gallega hasta la fecha, Rosalía de Castro, reflejó el dolor de sus hermanos emigrantes gallegos en el siguiente anatema (imprecación): “Castellanos de Castilla, / tratade ben a los gallegos: / cando van, van como rosas; cando vén, vén como negros”.

Algo estamos haciendo mal si en la época tecnológicamente avanzada en la que vivimos mantenemos 44 millones de personas pasando hambre, según el último informe del Banco Mundial, y ese algo tiene mucho que ver con el egoísmo capitalista que conlleva la especulación financiera brutal hasta el punto de que no nos importe lo que le esté sucediendo al resto del mundo.

Porque a poco que la solidaridad existiera entre los países, entre los mundos, entre las personas, el mundo, en su conjunto, sería autosuficiente, que puede, y nadie pasaría hambres, todas las personas del mundo tendrían sus necesidades básicas cubiertas y yo no estaría escribiendo este artículo, ni el Banco Mundial haciendo informes sobre el hambre en el mundo.

“A poco que la solidaridad existiera entre los países, entre los mundos, entre las personas, el mundo, en su conjunto, sería autosuficiente y nadie pasaría hambre”

Pero para que haya ricos tiene que haber pobres, el poder de uno se basa en la miseria de otros, incluso en los propios países afectados por hambrunas tremendas unos pocos se quedan con todo y condenan al resto de la población a la nada, vendiéndoles la prosperidad como un sueño inalcanzable, como algo a lo que ellos no tienen derecho.

Como seres humanos que somos deberíamos de realizar una reflexión real sobre nuestra esencia y luchar de verdad por lograr la equidad a nivel mundial, más allá de curar nuestras conciencias enviando dinero que sabemos que siempre se queda en los órganos de poder, que se enriquecen y no ayudan a su propio pueblo.

Y tienen responsabilidad los gobiernos occidentales, y los pueblos que los eligen, porque nos empeñamos en no querer ver más allá de nuestras propias narices, en obcecarnos con nuestras propias preocupaciones frívolas y olvidando las miserias de otros, tan lejanos, que sólo nos interesan en Navidad.

Hemos de esmerarnos –en la política de fiel distribución de la riqueza–, para no mostrar por esos mundos de Dios… cuerpos completamente desnutridos caminando hacia la muerte… Ésta es nuestra sociedad de consumo en la que estamos inmersos y ciegos con ojos que ven. Pero, esperando un golpe de timón–que cambie el rumbo de nuestras vidas–, seguimos enriqueciéndonos con el petróleo de los árabes/musulmanes. Mas los Estados Unidos de América, que han creado–equivocadamente un mundo unilateral–, por fin se han dado cuenta que nada tienen que hacer en Irak. Durante el año 2006 nos han hecho comulgar con ruedas de molino a los países del resto de la Tierra, involucrándonos en un viaje sin retorno… con visos sombríos y oscuros para poder recuperar un nuevo orden mundial.
OPINIÓN / ” Hemos de esmerarnos –en la política de fiel distribución de la riqueza–, para no mostrar por esos mundos de Dios… cuerpos completamente desnutridos caminando hacia la muerte”

La Coruña,4 de octubre de 2011
© Mariano Cabrero Bárcena es escritor